al piste

Una turba de pajaritos amarillos piaba por comida. Me detuve a observarlos y tratar de comprender por qué emitían esos chillidos tan insoportables. Vestían traje negro, camisa blanca, y corbata gris. Parecían pintados con stencil, tan prolijitos e iguales. No chorreaban ni una pluma, no desteñían ni un poquito. Sus crestas se veían encorvadas enSigue leyendo “al piste”

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora